Foro Islam

Bienvenidos a Foro Islam un sitio donde podrás aprender más del Islam o compartir tus conocimientos con los demás.
Foro Islam

Conectarse

Recuperar mi contraseña

páginas amigas

http://foroislam.wordpress.com/ Colección de libros islámicos en pdf http://intercesion.wordpress.com/ Compilación de textos sobre la Intercesión en el Islam Sunni

    Oración del Viernes

    Comparte
    avatar
    rayhan
    Admin

    Mensajes : 123
    Fecha de inscripción : 25/06/2011

    Oración del Viernes

    Mensaje por rayhan el Sáb Sep 17, 2011 11:51 pm

    Al Muwatta

    Libro 5: LIBRO DEL YUMU’A


    5.1 Hacer Gusl el Día del Yumu’a.

    1
    Yahya me relató de Malik, de Sumayy, mawla de Abu Bakr Ibn Abdurrahmán, de Abu Salih as-Sammani, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "Si alguien hace gusl por impureza ritual mayor el día del Yumu’a, y después va en la primera parte del tiempo, es como si hubiera ofrecido un camello. Si va en la segunda parte del tiempo, es como si hubiera ofrecido una vaca. Si va en la tercera parte del tiempo es como si hubiera ofrecido un carnero con cuernos. Si va en la cuarta parte del tiempo es como si hubiera ofrecido una gallina. Si va en la quinta parte del tiempo es como si hubiera ofrecido un huevo. Y, cuando el Imam sale, los ángeles se instalan, escuchando el dhikr (recuerdo de Allah)."

    2
    Yahya me relató de Malik, de Sa’id Ibn Abu Sa’id al-Maqburi, que Abu Huraira solía decir: "Hacer gusl tal y como está ordenado para una impureza ritual mayor, es necesario (wayib) en el día del Yumu’a para todo varón que haya alcanzado la pubertad."

    3
    Yahya me relató de Malik, de Ibn Shihab, que Salim Ibn Abdallah dijo: "Uno de los compañeros del Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, entró en la mezquita el día del Yumu’a, y Umar Ibn al-Jattab estaba ya pronunciando el Jutba, Umar dijo: "¿Qué hora es esta (de llegar)?" Él dijo: "Amir de los creyentes, volvía del mercado y oí la llamada a la oración, y nada más que hice wudu." Umar dijo: "¿Además, sólo has hecho wudu? Tu sabes que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, solía decir a la gente que hiciera gusl."

    4
    Yahya me relató de Malik, de Safwan Ibn Sulaym, de Ata Ibn Yasar de Abu Sa’id al-Judri, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "Hacer gusl en el día del Yumu’a es necesario (wayib) para todo varón que haya alcanzado la pubertad."

    5
    Yahya me relató de Malik, de Nafi, de Ibn Umar, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y conceda paz, dijo: "Cuando vengáis al Yumu’a, haced gusl."
    Malik dijo: "No es suficiente para alguien hacer un gusl en el día del Yumu’a, por la mañana, con la intención de que ese sea el gusl del Yumu’a, a menos que haga el gusl y emprenda la marcha. Eso es porque el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo, en el hadiz relatado por Ibn Umar: "Cuando vengáis al Yumu’a, haced gusl."
    Malik dijo: "Si alguien hace gusl el día del Yumu’a, con la intención de que ese sea el gusl el día del Yumu’a, y después se pone en camino, ya sea temprano o tarde, y hace algo que rompe su wudu, sólo tiene que hacer wudu y su gusl le sigue siendo válido."
    5.2 Prestar Atención cuando el Imam Está Pronunciado el Jutba en el Día del Yumu’a.

    6
    Yahya me relató de Malik, de Abu’z Zinad, de al-Aray, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "Incluso decirle a tu compañero ‘escucha’, mientras el Imam está pronunciando el Jutba en el día del Yumu’a, es hablar neciamente."

    7
    Yahya me relató de Malik, de Ibn Shihab, que Za’laba Ibn Abi Malik al-Quradhi le informó de que en el tiempo de Umar Ibn al-Jattab solían rezar, en el día del Yumu’a, hasta que Umar salía, cuando Umar salía, se sentaba en el mimbar y los muadhdhines llamaban el adhan, se sentaban y hablaban. Después, cuando los muadhdhines se callaban y Umar se ponía en pie para pronunciar el Jutba, prestaban atención y nadie hablaba.
    Ibn Shihab dijo: "El saludo del Imam corta la oración y su empezar a hablar corta la conversación."

    8
    Yahya me relató de Malik, de Abu’n Nadr, mawla de Umar Ibn Ubaydullah, de Malik Ibn Abi Amir, que Uzmán Ibn Affan solía decir en los Jutbas, y raramente lo omitía si él daba el Jutba: "Cuando el Imam se pone en pie y pronuncia el Jutba en el día del Yumu’a escuchad y prestad atención, porque hay la misma porción para uno que presta atención pero no puede oír que para uno que presta atención y oye. Y cuando el iqama de la oración se llama, haced rectas vuestras líneas y ponéos hombro con hombro, porque el hacer las líneas rectas es parte de la perfección de la oración." Después no decía el takbir hasta que ciertos hombres, a los que se había confiado el poner las filas rectas, venían y le decían que estaban rectas. Entonces decía el takbir.

    9
    Yahya me relató de Malik, de Nafi, que Abdallah Ibn Umar vio a dos hombres hablando, mientras el Imam estaba pronunciando el Jutba en el día del Yumu’a, y les tiró piedras para decirles que se callaran.

    10
    Yahya me relató de Malik, que él había oído que un hombre estornudó en el día del Yumu’a, mientras el Imam estaba dando el Jutba, y un hombre a su lado pidió a Allah que le bendijera. Le preguntaron a Sa’id Ibn al-Musayyab acerca de esto y él le prohibió al hombre hacer lo que había hecho, y dijo: "No lo vuelvas a hacer."

    11
    Yahya me relató de Malik, que él le preguntó a Ibn Shihab acerca de hablar en el Yumu’a, después de que el Imam hubiera descendido del mimbar, pero antes de que hubiera dicho el takbir. Ibn Shihab dijo: "No hay mal en eso."


    5.3 Acerca de Alguien que Llega a un Rak'a de la Oración del Yumu’a.

    12
    Yahya me relató de Malik que Ibn Shihab solía decir: "Alguien que llega a un rak'a de la oración del Yumu’a debe rezar otro junto con este." Ibn Shihab dijo: "Esa es la sunna."
    Malik dijo: "Yo vi a la gente de conocimiento de nuestra ciudad hacer eso. Esto es así porque el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: ‘Quien llegue a un rak’a de la oración ha llegado a la oración’."
    Malik dijo, acerca de alguien que estaba en una multitud, en el día del Yumu’a, y hacía el ruku pero no podía hacer la sayda hasta que el Imam ya se había levantado o terminado la oración: "Si puede hacer la sayda, y ya ha hecho el ruku, entonces debe hacer la sayda cuando la gente se levanta. Si no puede hacer la sayda hasta después de que el Imam ha terminado la oración, entonces yo prefiero que haga la oración de nuevo, y que haga los cuatro rak’as de Dhuhr."


    5.4 Hemorragias Nasales en el Día del Yumu'a.

    13
    Malik dijo: "Alguien que tiene una hemorragia nasal en el día del Yumu’a, mientras el Imam está pronunciando el Jutba, y se marcha y no regresa hasta que el Imam ha terminado la oración, debe rezar cuatro rak’as."
    Malik dijo que alguien que rezaba un rak’a con el Imam en el día del Yumu’a, entonces tenia una hemorragia nasal, se marchaba y regresaba cuando el Imam ya había terminado los dos rak'as, debía completar su oración con otro rak'a, siempre que no hubiera hablado.
    Malik dijo: "Si alguien tiene una hemorragia nasal, o algo le sucede, y no le queda más alternativa que marcharse, no tiene que pedirle permiso al Imam si quiere marcharse, en el día del Yumu’a."


    5.5 Apresurarse en el Día del Yumu'a.

    14
    Yahya me relató de Malik, que él le había preguntado a Ibn Shihab acerca de la palabra de Allah, el Poderoso, el Majestuoso: "Oh los que aceptáis, cuando se llame a la oración en el día del Yumu´a, apresuráos al recuerdo de Allah." (Azora 62, aleya 9). Ibn Shihab dijo: "Umar Ibn al-Jattab solía recitar: ‘Cuando se llame a la oración en el día del Yumu’a, id al recuerdo de Allah’."
    Malik dijo: "Apresurarse, en el Libro de Allah, es sólo obra y acción. Allah, el Bendito, el Exaltado, dice: 'Y cuando él da la espalda actúa en la tierra' (Azora 2, aleya 205), y Él, el Exaltado, dice: 'Y en cuanto a aquél que viene a ti actuando con temor.' (Azora 80, aleya 8), y Él dijo: 'después dio la vuelta y actuó.' (Azora 79, aleya 22), y Él dijo: 'Vuestras acciones son diversas.' (Azora 92, aleya 4).
    Malik dijo: "Por consiguiente, el 'apresurarse' que Allah menciona en Su Libro no significa correr con los pies, ni esfuerzo. Sólo significa obra y acción."


    5.6 El Pararse del Imam en una Ciudad en el Día del Yumu’a.

    15
    Malik dijo: "Si el Imam para, durante un viaje, en una ciudad en la que el Yumu’a es obligatorio, y da el Jutba y les dirige en la oración del Yumu’a, entonces la gente de esa ciudad y cualquier otra gente que esté presente, hacen la oración del Yumu’a con él."
    Malik dijo: "Si el Imam reúne a la gente para la oración, estando él de viaje, en una ciudad en la que la oración del Yumu’a no es obligatoria, entonces no hay Yumu’a para él, ni para la gente de la ciudad, ni para nadie más que se una a ellos para la oración en congregación; y tanto la gente de la ciudad como cualquiera que no esté de viaje, debe completar la oración."
    Malik añadió: "Un viajero no tiene que hacer Yumu’a."


    5.7 La Hora Especial en el Día del Yumu’a.

    16
    Yahya me relató de Malik, de Abu’z Zinad, de Al-Aray, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, mencionó el día del Yumu’a y dijo: "Hay una Hora en él, en la cual Allah concede al esclavo musulmán que está en pie rezando aquello que le pide", y el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, indicó con su mano cuán corta era.

    17
    Yahya me relató de Malik, de Yazid Ibn Abdallah Ibn al-Had, de Muhammad Ibn Ibrahim Ibn al-Hariz at-Taymi, de Abu Salama Ibn Abdurrahmán Ibn Awf, que Abu Huraira dijo: "Fui a at-Tur (el Monte Sinaí) y encontré a Ka’b al-Ahbar y me senté con él. Él me relató cosas de la Tawrah y yo le relaté cosas del Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz. Entre las cosas que yo le relaté estaba que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "El mejor día sobre el que se levanta el sol es el día del Yumu’a. En él fue creado Adam, y en él cayó del Jardín. En él fue perdonado y en él murió. En él ocurre la Hora, y toda cosa que se mueve escucha desde la mañana hasta la puesta del sol, temiendo la llegada de la Hora, excepto los hombres y los genios. En él hay una Hora en la cual Allah concede al esclavo musulmán que esta en pie rezando lo que pide." Ka’b dijo: "Eso es un día cada año." Yo dije: "No, todos los Yumu’as." Entonces Ka’b recitó el Tawrah y dijo: "El Mensajero de Allah ha dicho la verdad."
    Abu Huraira continuó: "Me encontré con Basra Ibn Abu Basra al-Ghiffari, y dijo: "¿De donde has venido?" Yo dije: "De at-Tur." Él dijo: "Si te hubiera visto antes de que salieras, no hubieras ido. Oí al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, decir: 'Haced un viaje especial únicamente a tres mezquitas: la mezquita del Haram (Meca), esta mezquita (Medina), y la mezquita de Ilya, o la Bait al-Maqdis (dos nombres de Jerusalén)'." (No estaba seguro de qué expresión se había usado.)
    Abu Huraira continuó: "Después me encontré con Abdallah Ibn Salam y le dije que me había sentado con Ka’b al-Ahbar, y le mencioné lo que le había relatado acerca del día del Yumu’a, y le dije que Ka’b había dicho: "Eso es un día cada año." Abdallah Ibn Salam dijo: "Ka’b mintió", y yo añadí: "Después Ka’b recitó el Tawrah y dijo: "No, son todos los Yumu’as." Abdallah Ibn Salam dijo: "Yo sé cual es esa Hora."
    Abu Huraira continuó: "Yo le dije: "Dime cual es, no me lo ocultes." Abdallah Ibn Salam dijo: "Es el último período de tiempo del día del Yumu’a."
    Abu Huraira continuó: "Yo dije: "¿Cómo puede ser el último período de tiempo del día del Yumu’a, cuando el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "un esclavo musulmán que está de pie rezando", y ese es un tiempo en el que no hay oración?" Abdallah Ibn Salam respondió: "¿Acaso no dijo el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz: ‘Quien se sienta esperando a la oración está en oración hasta que reza?'."
    Abu Huraira añadió: "Yo dije: ‘Por supuesto’. Él dijo: ‘Pues bien, esa es’."


    5.8 Buena Apariencia y No Pasar por Encima de la Gente y Dar la Cara al Imam en el Día del Yumu’a.

    18
    Yahya me relató de Malik, de Yahya Ibn Sa’id, que él había oído que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "No hay nada erróneo en vestir dos prendas, que no sean ropa de trabajo, para el Yumu’a."

    19
    Yahya me relató de Malik, de Nafi, que Abdallah Ibn Umar nunca iba al Yumu’a sin ponerse aceite y perfume, excepto cuando estaba prohibido (es decir, cuando era muhrim).

    20
    Yahya me relató de Malik, de Nafi, de Abdallah Ibn Abu Bakr Ibn Hazm, de quienquiera que se lo relatara, que Abu Huraira solía decir: "es mejor para un hombre rezar sobre la superficie de al-Harra (una zona rocosa en Medina) que esperar hasta que el Imam se levanta para dar el Jutba y entonces venir y pasar por encima de los cuellos de la gente."
    Malik dijo: "La sunna entre nosotros es que la gente dé la cara al Imam, en el día del Yumu’a, cuando se dispone a dar el Jutba, ya estén cerca de la Qibla o en otro sitio."


    5.9 La Recitación en la Oración del Yumu’a, Sentarse y Faltar a la Oración Sin un Motivo

    21
    Yahya me relató de Malik, de Damra Ibn Sa’id al-Mazini, de Ubaydullah Ibn Abdallah Ibn Utba Ibn Mas’ud, que ad-Dahhak Ibn Qays le preguntó a an-Nu’man Ibn Bashir: "¿Qué solía recitar el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, el día del Yumu’a, después de la Surat al-Yumu’a (Azora 62)?" Él dijo: "Solía recitar al-Gashiya (Azora 88)."

    22
    Yahya me relató de Malik que Safwan Ibn Sulaym dijo: "Si alguno de vosotros pierde la oración del Yumu’a tres veces sin motivo o enfermedad, Allah pondrá un sello en su corazón." (Malik dijo: "No sé si venía del Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, o no.")

    23
    Yahya me relató de Malik, de Ya'far Ibn Muhammad, de su padre que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz dio dos Jutbas en el día del Yumu’a y se sentó entre ellos.



    LA RISĀLA
    IBN ABĪ ZAID AL-QAIRAWĀNĪ
    Traducción y comentarios de
    ALI LARAKI



    Libro D: Oración
    d8 CAPÍTULO SOBRE LA ORACIÓN DEL
    VIERNES (AL-ŶUMUcA)

    [Obligatoriedad de la oración del viernes]

    1. Asistir a la oración del Viernes es obligatorio[1].

    2. Y ello, cuando se sienta el Imām en el minbar[2] y comienzan los almuédanos a llamar a la oración.

    3. La antigua sunna[3] es que los almuédanos se dirijan en ese momento al minarete para hacer la llamada.

    4. Entonces[4], se hace prohibida la venta y todo lo que distraiga de ir a la oración.

    5. La segunda[5] llamada a la oración fue establecida por los Omeyas[6].

    [Condiciones que la hacen obligatoria][7]

    6. Se hace obligatoria la oración del viernes cuando hay un núcleo urbano[8] y un grupo de orantes[9].

    7. El discurso (juṭba) de la misma es de realización obligatoria antes de la oración en sí[10].

    8. El Imām se apoyará sobre un arco o un bastón[11]; y se sentará al principio y a la mitad del discurso[12].

    9. Tras el discurso, se reza[13]. El Imām rezará dos rakcas en las que recitará en voz alta[14].

    10. En la primera rakca recitará[15] la sūra al-Ŷumuca[16] o similar; y en la segunda, Hal atāka ḥadīṯu-l-gāšiya[17] o similar.

    11. Tiene que asistir a la oración del viernes quien habite en la población y quien viva a una distancia de tres millas o menos de la misma[18].

    12. La oración del viernes no es obligatoria para el viajero[19], los que se hallan en Minà[20], los esclavos, las mujeres y los niños. Pero si un esclavo o una mujer asisten a la oración, que la recen[21].

    13. Las mujeres se situarán tras las filas de los hombres.

    14. No deberá asistir a la oración del viernes la mujer joven[22].

    15. Se ha de prestar atención al discurso del Imām[23], sentándose la gente de cara a él.

    16. Hacer gusl para la oración del viernes es de carácter obligatorio[24].

    17. Ir temprano a la oración del viernes es recomendable; mas no durante la primera mitad del día[25].

    18. Uno se ha de perfumar[26] y vestir sus mejores ropas para la oración del viernes[27].

    19. Preferimos[28] que se retire uno en cuanto se acabe la oración[29] y que no haga oraciones supererogatorias en la mezquita[30].
    Se pueden hacer oraciones supererogatorias antes de la oración del viernes[31]. Pero el Imām no debe de hacerlas, si no que ha de ascender al minbar en cuanto entre en la mezquita.



    Notas

    [1]Está permitido no acudir a la oración del viernes sólo en los siguientes casos:

    - Enfermedad que le haga difícil o doloroso el dirigirse a la oración.
    - Cuidar a un familiar enfermo o a quien no tenga quien le cuide aunque no sea familiar.
    - Temor por que la propiedad de uno sufra pérdidas.
    - Temor por la integridad física de uno.
    - Lluvia fuerte.
    - Barro que haga difícil caminar.

    [2] Lugar elevado situado en la pared de la mezquita que da a la alquibla (dirección de La Meca) desde donde el Imām se dirige a la gente para emitir el discurso (juṭba) que precede a la oración del viernes.

    [3] Se refiere a la sunna en el tiempo de los Ṣaḥāba, ya que en tiempos del Profeta – la paz sea con él – no se hacía el aḏān desde un minarete, si no desde la puerta de la mezquita, ni había más de un solo aḏān.

    [4] Cuando se llama el aḏān ante el Imām.

    [5] Es segunda porque históricamente se estableció con posterioridad; aunque es la primera llamada que se hace avisando a la gente para que se vaya preparando.

    [6] Fue establecido por el Califa cUṯmān ibn cAffān – que Al•lāh esté complacido con él. En tiempos del Profeta – la paz sea con él – sólo había un aḏān que se ejecutaba desde la puerta de la mezquita. En tiempos del Califa cUṯmān, se estableció un aḏān que se ejecutaba en el mercado al medio día para que la gente empezase a recoger. Luego se ejecutaba un segundo aḏān desde el minarete. Posteriormente, en tiempos del Califa Hišām ibn cAbd al-Malik, el aḏān que se ejecutaba en el mercado fue trasladado al minarete al medio día. Luego, cuando se sentaba el Imām en el minbar, se ejecutaba un aḏān ante él.

    [7] Las condiciones que hacen obligatoria la oración del viernes son diez:

    - que se anuncie el comienzo del tiempo de la oración,
    - ser musulmán,
    - ser adulto,
    - estar mentalmente sano,
    - ser varón,
    - ser libre,
    - no ser viajero,
    - no estar enfermo,
    - no residir a más de tres millas del núcleo urbano,
    - residir permanentemente en dicho núcleo urbano.

    Las condiciones de ejecución de la oración del viernes son cuatro:

    - que haya un Imām,
    - que haya un grupo de orantes,
    - que haya una mezquita,
    - que se pronuncie un discurso (juṭba).

    [8] El núcleo urbano puede ser tanto una ciudad como una aldea siempre que sea permanente.

    [9] El grupo de orantes no ha sido especificado por el Imām Mālik. Lo que dice es que debe de ser un grupo de gente tal que su interdependencia les haga independientes de los demás. En base a la opinión transmitida por Ibn Māŷisūn en la Wāḍiḥa, la práctica jurídica en el Magreb (mā ŷarà bi-l-camal fi-l-magrib) es que el grupo ha de ser de treinta hombres libres, adultos y residentes (ver IH en HM, pág. 423). Este grupo de gente ha de residir en la aldea o ciudad para que la oración del viernes se haga obligatoria para ellos. Con otras palabras, la existencia del grupo es condición de obligatoriedad (šarṭ wuŷūb). No obstante, la condición para que la oración sea válida (šarṭ ṣiḥḥa), es que un número mínimo de doce hombres libres, adultos y residentes – exceptuando al Imām – han de asistir a la oración desde el principio del discurso hasta el saludo del final de la oración. Hacemos notar que según Abū Hanīfa el número de asistentes para que se pueda celebrar la oración del viernes son tres más el Imām.

    [10] En realidad, se trata de dos discursos. Deberá constar de amonestaciones y buenas nuevas, ser en voz alta y en lengua árabe. No obstante, Abū Ḥanīfa permite que el discurso del viernes se emita en una lengua diferente al árabe; aunque algunos alfaquíes ḥanafíes lo consideran altamente indeseable (makrūh taḥrīmi). Se recomienda que durante el discurso de alabe a Al•lāh y se pidan bendiciones por el Profeta Muḥammad.

    [11] A título meritorio. Se puede usar también una espada. Dicho bastón lo sujetará con la mano derecha al contrario del Imām aš-Šāficī, que dice que se sujete con la izquierda. El propósito de que el Imām se apoye en un bastón, arco o espada es que ello le confiera un aire de autoridad.

    [12] El sentarse al principio y a la mitad del discurso – o entre los dos discursos – es a título de sunna. El estar de pie mientras se emite el discurso es obligatorio. Se mantendrá el Imām sentado entre los dos discursos el mismo tiempo que se mantiene sentado entre dos postraciones de la oración.

    [13] La persona que haga de Imām ha de ser la misma que la que ha emitido el discurso. A no ser que dicho Imām se sienta repentinamente indispuesto; por lo que designaría a uno de los asistentes para que haga de Imām. No hay inconveniente que medie un pequeño espacio de tiempo entre el final del discurso y el comienzo de la oración siempre que este no sea excesivo. Si el Imām pierde el wuḍū’ o sangra por la nariz, la congregación habrá de esperarle si el agua se halla cerca; pero si se haya lejos, se designará a alguien de los asistentes para que haga de Imām.

    [14] Durante esta oración, el Imām ha de rezar con la intención de estar dirigiendo en la oración a los presentes. El tiempo de la oración de viernes va desde el mediodía hasta la puesta del Sol. Es recomendable que se haga al principio de su tiempo.

    [15] A título recomendable.

    [16] Azora del Viernes (62).

    [17] Azora del Envolvente (88).

    [18] La distancia de tres millas se cuenta desde los límites externos del núcleo urbano, no desde la mezquita. Si vive a tres millas y un tercio de milla, también estará obligado a asistir a la oración del viernes.

    [19] No se considera viajero únicamente al que ha recorrido una distancia que le obliga a acortar las oraciones, sino a quien provenga de una distancia mayor que las tres millas que hacen obligatoria la oración del viernes. De ahí que si alguien viene de una distancia superior a las tres millas no puede hacer de Imām en la oración del viernes. No obstante, en la colección de fatwas del Mahdī al-Wazzānī (ver an-Nawāzil al-Ŷadīda al-Kubrà, págs. 520-521) algunos ulemas marroquíes consideran que ello está permitido en contra de la doctrina más difundida del maḏhab (al-mašhūr) y de acuerdo con Ašhab y Saḥnūn.

    [20] No sus habitantes; pues para ellos sí es obligatoria la oración del viernes si reúnen las condiciones indispensables para su celebración. Se refiere a los peregrinos del Ḥaŷŷ.

    [21] No teniendo después que rezar la oración de ẓuhr.

    [22] Es indeseable que la mujer joven asista a la oración del viernes. Y si es excesivamente bella, entonces está prohibido que asista por la gran distracción que ello causaría entre los hombres. En cuanto a la mujer madura, le está permitido hacer la oración en la mezquita; pero lo mejor es que la haga en su propia casa.

    [23] Se habrá de prestar atención al discurso del Imām y guardar silencio aunque no alcance a escucharlo. No se deberá desear misericordia (decir yarḥamuka-l-āh) a quien estornuda, ni devolver el saludo, ni hacer gesto a quien habla para que se calle. Se podrá decir āmīn, refugiarse en Al•lāh y pedir bendiciones para el Profeta en silencio; ya que hacerlo en voz alta es indeseable. Según Jalīl, está permitido increpar al Imām si dice algo improcedente.

    [24] Se refiere a que es una sunna confirmada. Este gusl ha de estar conectado con el hecho de dirigirse a la oración. No hay inconveniente en que medie entre el gusl y el hecho de salir a la oración un breve lapso de tiempo, que se coma por estar muy hambriento o que se quede uno dormido por que le haya vencido el sueño.

    [25] Se debe de ir a partir del mediodía, no antes.

    [26] A título meritorio. Se perfumarán sólo los hombres, no las mujeres.

    [27] También a título meritorio. Se recomienda el color blanco.

    [28] Los seguidores de la escuela mālikī.

    [29] Y se acabe el ḏikr que sigue a la misma.

    [30] Pues es indeseable hacerlas en dicho momento.

    [31] Siempre y cuando el Imām no haya ya ascendido al minbar, pues entonces está prohibido hacer oraciones supererogatorias. Si se diese el caso que mientras se estuviese haciendo una oración supererogatoria el Imām ascendiese al minbar, se debería acortar al máximo dicha oración.

      Fecha y hora actual: Vie Jun 22, 2018 11:48 pm